Añade Tebeos de Siempre.com a tus favoritos
Mis Datos        Salir        Ver Carro       
Tebeos de Siempre
Contacta Mapa Home   
Ver Catálogo de Colecciones            Atención al Cliente   @   944 438 089  
Tebeos de Siempre Tebeos de Siempre
  
Cómo Comprar Preguntas Frecuentes Área CLIENTES   
Tebeos de Siempre
Entrega 24 horas  >    Excelentes Condiciones de pago  >    Quiero pedir Información  >  


INSPECTOR DAN: Más información

« volver

El Inspector Dan fue creado por Rafael González en 1947 para la revista Pulgarcito. Si hay un tebeo que haya ejemplificado como ninguno la fascinacién por la niebla londinense y lo tenebroso, por la cultura pulp de un Scotland Yard gótico donde se cruzan ecos del cine de la Universal y el recuerdo de Gaston Leroux, ese tebeo es nuestro y se llama El Inspector Dan. Ganó, en la España de la Posguerra, una inusitada y merecida fama durante décadas siendo contrapuesto a los otros personajes humorísticos que lo rodeaban.

Publicado en Pulgarcito a razón de una o dos páginas cada semana, el héroe dibujado con sorprendente maestría por Eugenio Giner supone el triunfo del ambiente sobre la historia. Cierto que hoy podemos leer sus aventuras con cierta condescencia absurda, considerando que sus muchísimos hallazgos narrativos han quedado desfasados por el correr de los tiempos, que sus planteamientos "terroríficos" demuestran una ingenuidad casi poética, pero no podemos olvidar en ningún momento las circunstancias en que el título se desarrolla, ni la portentosa puesta en escena.

El inspector Dan, heredero de Sherlock Holmes en su mismo teatro de operaciones, secundado por una colaboradora en las labores de investigación que de buenas a primeras pasaría a ser también su novia eterna (la bella Stella) y objeto a rescatar, a la vez que rescatadora del héroe, a las órdenes del grueso coronel Higgins, y, más adelante, obstaculizado por el inspector Simmons, alias "El Aguila Tuerta de Scotland Yard", es el suma y sigue de la est?ética en blanco y negro del cine de terror de los años treinta.

Sus historias son apresuradas, cargadas de manchas de negro y de viñetas múltiples que poco sabían entonces de concepciones de página, pero llenas de un encanto que demuestra que mucho de lo terrorífico en los medios proviene de su relación con la ingenuidad de los atavismos infantiles.

Los húmedos callejones y sótanos donde Dan y Stella son atropellados, aporreados, secuestrados, torturados y rescatados alternan con pasillos de museos o laboratorios secretos donde los inevitables sabios locos o magos de ultratumba realizan sus experimentos impíos. Todos los recursos del género del terror están sabiamente utilizados en las historias, desde el susto al descorrer una cortina, a la tensión de saberse observado por un monstruo, desde el escenario neblinoso donde rondan los espectros a las callejas donde la sombra de Jack el Destripador lega en otros herederos el sadismo de sus crímenes.

Es una serie mitómana antes de que se descubriera el significado del término, una mezcolanza de influencias y de apetencias literarias y cinematográficas donde, entre mujeres asesinadas en callejones perdidos e inevitables estrangulamientos (la forma favorita y sempiterna de los asesinos de este tebeo parece ser ésa, quizá un reflejo de los tiempos en que la pena de muerte y el garrote vil pesaban en la conciencia de los españolitos supervivientes a fusilamientos y encarcelamientos) pueden identificarse claramente a los mitos del terror como La Momia y a actores como Lon Chaney asomando sus mil caras espantosas. Hombres lobo y seres de pesadilla surgidos de las entrañas de Salisbury Castle, vampiros cinematográficos y reales, museos de cera y cementerios de asesinos, hasta un peculiar enfrentamiento con Fu Manchu.

Incluso Satanás ascendió al mundo de los mortales para enfrentarse al Inspector Dan, en una de las historias más recordables dibujadas por el gran Eugenio Giner. Porque hablar del Inspector Dan es hablar de su principal y más emblemático dibujante: Eugenio Giner.

Entre los abigarrados textos y las mínimas viñetas llenas de juegos de luces y sombras que Giner desarrolla a su gusto y forma (puesto que en el campo de la historieta apenas existían precedentes), alguna otra perla inaudita en su contexto: el juego paralelo de montaje entre realidad y ficción, entre silencio cinematográfico y sonido escrito en las viñetas de la aventura "La muerte estrella de cine", los primerísimos planos de ojos enloquecidos y manos que se alzan como garras para hacer mella en los cuellos que esperan atrayentes como la luz a las polillas.


« volver
 
 

  Aviso legal     © 2009-2020 TebeosDeSiempre.com     Tel.: 944 438 089  
Seguridad y Privacidad de Datos BILBAO E-mail: Comercial

 Tebeos de Siempre.com es un comercio electrónico Seguro. Tarjetas utilizadas: 

Para otras tarjetas, consultar »