Añade Tebeos de Siempre.com a tus favoritos
Mis Datos        Salir        Ver Carro       
Tebeos de Siempre
Contacta Mapa Home   
Ver Catálogo de Colecciones            Atención al Cliente   @   944 438 089  
Tebeos de Siempre Tebeos de Siempre
  
Cómo Comprar Preguntas Frecuentes Área CLIENTES   
Tebeos de Siempre
Entrega 24 horas  >    Excelentes Condiciones de pago  >    Quiero pedir Información  >  


CORTO MALTÉS: Personajes

« volver

Corto Maltés figura como nacido el 10 de julio de 1887 en La Valeta (Malta). Su padre era un marino británico procedente de Cornualles y su madre era una gitana, apodada "la niña de Gibraltar", nacida en Sevilla. Debido al Origen de su padre, Corto Maltés es un súbdito británico. Su residencia oficial está en La Antigua, en las Antillas, pero su residencia preferida se encuentra en Hong-Kong. Corto Maltés vivió buena parte de su infancia en Córdoba.

La primera aparición de Corto se da en el título La balada del mar salado (Norma Ed.). Donde el maltés es recogido del agua por su amigo Rasputín. En este cuento, narrado por el propio océano, el protagonista nos da una pequeña pista de sus orígenes. Narra cómo una amiga de su madre, una gitana llamada Amalia, se interesa por leer el porvenir del joven en la línea de la fortuna de su mano. Pero se da cuenta de que Corto no posee esta línea, esto hace que el muchacho se impresione mucho y decida hacerse su propio destino. Con la cuchilla de afeitar de su padre se hizo una línea de la fortuna a su gusto, aquí comienzan todas sus aventuras.


Rasputín: Siempre con La Balada como referencia hay que hablar inevitablemente de Rasputín, personaje que aparece antes que el propio Corto Maltés en la citada aventura. Es por tanto un personaje importante, tanto o más que el Corto aunque no tan admirado ni con tantos seguidores si tiene un público fiel, al menos en los carteristas venecianos según lo relatado por el propio Hugo. Aunque merecedor de un estudio completo de personalidad nos limitaremos aquí a dar unos pocos datos sobre el mejor amigo de Corto.
Aventurero, pirata, amoral… ante todo tenemos en Rasputín al perfecto asesino, frío, despiadado y sin sentimientos. Pratt juega con cierto paralelismo respecto a la vida de Corto en la creación del personaje del asesino ruso. Ambos personajes conocen sus orígenes maternos pero poco saben de su padre. Rasputín tuvo por madre a una prostituta rusa, en la mente de Raspa se trataba en verdad de una bailarina familia del Zar. En el caso de Corto, su madre “la niña de Gibraltar” si bien no le pudo aportar la presencia de un padre a Corto si le permitió criarse con la ayuda de un maestro, Ezra Toledano, figura paterna para el Corto infantil e imprescindible en la construcción de la personalidad de Corto. La diferencia entre ambos personajes, acotando tal vez demasiado nuestro juicio, es por tanto la falta de cariño y atenciones que adivinamos en la infancia de Rasputín.
De cualquier manera los dos llegado a un punto de su vida se lanzan a viajar buscando tal vez unos orígenes que no van a encontrar nunca. Raspa conocerá a Corto durante la guerra ruso japonesa donde el ruso se revela contra el armisticio y comienza su propia batalla de la que termina por huir con ayuda del Maltés. Seguramente este gesto amable por parte de Corto es lo que hace que se grabe profundamente la amistad con Rasputín, ya que Raspa no había conocido nada igual en su vida. Comienza así una larga amistad en busca de tesoros que no existen.
Así y todo un origen difícil no sirve para justificar por completo la personalidad de Rasputín, una auténtica olla a presión. Corto le conoce y sabe andarse con cuidado frente a sus continuas amenazas: «un día te mataré Corto Maltés...». Por supuesto nunca cumple su amenaza porque acabar con Corto significaría acabar consigo mismo. Los dos juntos forman un sistema interrelacionado en el que mientras Corto toma un papel de aventurero, Raspa se vuelve más asesino y al revés... Curiosamente, y aun siendo un asesino irremediable, Rasputín es uno de los personajes más entrañables en la obra de Pratt. Un entrañable loco con el que no nos gustaría encontrarnos en un callejón oscuro, una persona sin bando y sin ideas políticas pero tampoco con moral alguna que le indique qué está bien, aunque sea capaz de distinguir muy bien lo que es bueno para él. Raspa, al igual que Corto, es un personaje en evolución. De ser un asesino sanguinario en su primera aparición deriva en un loco aventurero menos interesado en el dinero como en las emociones que depara ir en busca de tesoros importándole sólo tres cosas: «comer... las otras dos aún no las conozco »


Pandora Groovesnore, hija de Tadeo Groovesnore “el gran armador de sydney” y sobrina de Ronald Groovesnore, vicealmirante de la Royal Navy. Es por tanto de familia adinerada. Aparece por primera vez en la balada dentro de una barca a la deriva en el océano pacífico a causa del naufragio del barco en el que viajaba “el chica de amsterdam”. Ella consigue salvarse en un bote junto a Caín Groovesnore, su primo. Tanto Pandora como Caín son rescatados por Rasputín al frente de un catamarán propiedad de “el monje”.
Pandora aparece en todo momento como una chica muy adulta para su edad, controla la situación tan extraña en la que se ve implicada y maneja a su imprudente primo. Esta joven chica de carácter se convertirá en un recuerdo persistente para Corto Maltés durante sus posteriores aventuras. Así, será recordada en “la Casa Dorada de Samarkanda”, “Siempre un poco más lejos” o en “las célticas” donde nos enteramos que además se va a casar, lo que deja a Corto bastante deprimido por un rato.
Pandora, nombre mitológico. Pandora fue la persona que tuvo en su poder la caja que encerraba todos los males en la antigüedad y los dejó escapar. También la Pandora de Pratt se presenta terca, obstinada, o dulce y contradictoria. Durante toda la obra es una caja de Pandora abierta llegando a su culminación al disparar a Corto, una de las personas que le podían ayudar. Al final de la balada, no sabemos si la Pandora mitológica o la de la balada, cierra la caja encerrando en ella la esperanza. Esperanza romántica que mantiene a Corto soñando con ella durante bastante tiempo y recordándola siempre.


El Monje, misterioso personaje tapado siempre con una capucha, de quién no tenemos datos. O más bien los datos que tenemos no son posibles. Por medio del resto de los personajes sabemos que es un pastor protestante con supuestamente más de cien años.
Maneja un imperio desde las Gilbert hasta las islas de Sotavento. Es el dueño de la isla de llamada “la escondida” desde donde opera su piratería. Se ve implicado con la llegada de Pandora y Caín en una serie de extraños sentimientos encontrados que le reavivan los recuerdos de un drama personal. Desequilibrando más si cabe su ya de por sí desequilibrada mente.


Cain, hijo de Ronald Groovesnore. Primo de Pandora Groovesnore que al igual que Pandora viajaba en el “chica de amsterdam”. Se le puede calificar de cambiante no sólo a nivel de comportamientos y actitudes sino en el propio grafismo que emplea en él Hugo Pratt. Al principio se presenta como un hombre joven que se ve implicado en una situación poco menos que de secuestro e intenta por todos los medios escapar. Un tanto sin conciencia del peligro real en que se veía inmerso. A nivel gráfico es curioso constatar cómo está dibujado con más líneas, más sombras incluso me atrevería a decir que es más alto al principio de la aventura que al final, donde su cara rejuvenece mucho convirtiéndose en un muchachito adolescente que descubre el valor de la amistad, curiosamente madura a nivel personal infantilizándose a nivel gráfico. Más tarde, en 1918, se alista como voluntario en la RAF hechos recogidos en Las Célticas.


El Mar, curioso que se pueda poner al mar como personaje ¿no?. Pues bien si tenemos en cuenta que quién narra la balada... es el océano se puede considerar que es un personaje más. Pratt siempre daba a todos sus entornos una fuerza tal que casi se puede decir que hacía comportarse a los entornos como si fueran personajes. Teniendo su máximo exponente en “la fábula de Venecia” donde la ciudad habla a Corto y no olvidemos las dos lunas argentinas que hablan a Corto en Tango. Pero eso, es otra historia, hablando del mar en la balada podemos decir que interviene en el curso de los acontecimientos de una manera espectacular. Cabe preguntarse qué hubiera ocurrido si no hubiera naufragado “el chica de amsterdam”, los hechos hubieran sido muy diferentes. El Océano Pacífico se enfada a veces sin razón determinando la vida de los que viajan en lo que él llama cáscaras de nuez. Es curioso como también se comporta inexplicablemente manso cuando Pandora viaja con Tarao en la canoa, tal vez piensa que dos naufragios para la chica ya habían sido suficientes. Y deja la historia seguir su curso. Un curso del que no podrá separar a Corto “el verdadero marino”. El mar es un elemento incontrolable y los únicos que se atreven a plantarle cara son los marineros, aunque a veces a cambio muchos acaben sus días en el mar. El mar marca, pero también las mujeres, en el caso de Corto no sabe cuál de las dos mareas es más fuerte, aunque anda un poco navegando entre ambas no se moja en ninguna.


Boca Dorada, misteriosa mujer de la playa de Itapoa (cerca de San Salvador de Bahía) de joven aspecto, pero de mirada milenaria. Realmente no llegamos a saber su edad aunque presumiblemente pasaría largo de ser centenaria, dato éste en completa contradicción con su saludable aspecto. Como ella dice “me conservo bien porque vivo siempre rodeada de gente alegre”. Aparte del misterio que rodea a este personaje, Boca Dorada se nos presenta como una notable y poderosa estratega, su personaje recuerda a “El monje” aunque afortunadamente sin su locura. Boca Dorada controla la “Compañía Financiera Atlántica” a la par que lidera la revolución de Mosquito y más de una vez deja entrever sus dotes adivinatorias que asombran hasta al impasible Corto.


Cush, un nómada, un camellero un guerrero dankali de la tribu de los Beni-Amer bautizado con el nombre de su raza, los cusitas. Todo eso es Cush un hombre de fe y de guerra. Éste al igual que otros muchos personajes de Las Etiópicas pertenecen al universo de Pratt más que sólo al mundo de Corto. En su primera aparición le vemos luchando contra el Mullah. Es una persona práctica, concisa, a la que no le gusta perder el tiempo con sus enemigos frente a los que se muestra orgulloso e indomable. Muchas veces se le ha calificado de alter ego de Corto. Lo cierto es que se asemejan en más puntos de los que se diferencian pero son distintos. Los dos comparten una filosofía de vida que para algunos puede ser la de un huidizo cobarde, lo cierto es que ellos aprecian la vida en lo que vale y saben mejor que nadie que los cementerios se llenan con valientes y traidores, así que ellos sencillamente hacen lo que creen correcto y viven a sus anchas. Aunque parezca que Cush está muy dominado por su religión lo cierto es que este astuto camellero se vale de la religión cuando quiere y no se deja atar por mandatos divinos ni terrenales. Cush se convirtió en Hadj después de una peregrinación a La Meca y desapareció por los años cuarenta, en circunstancias no bien aclaradas. Por él sabremos de la desaparición de Corto en la Guerra Civil Española. Tal vez ambos desaparecieron juntos para irse a vivir aventuras por el mundo en ese otro desierto sin arena que es el océano, no dando parte de sus vidas más que a sí mismos. Pero eso nunca sabremos si tanto Cush como Corto se fueron con el maestro.


Shamael, entre calaveras, en medio de ninguna parte vive este ser milenario con quien Corto se encuentra en las etiópicas por primera vez. Al igual que Cush este personaje ha tomado parte en otras aventuras de Pratt. Es un personaje singular, de extraño aspecto, capaz de ver y escuchar las voces de los muertos o la de los diablos, sus hermanos. Esto es algo que a Corto nunca le ha gustado porque a la persona que huye libremente no le gusta que le digan que en verdad huye porque está escrito que ha de huir. En palabras de Cush, Shamael es “hijo de la muerte y del diablo, fue quien causó la muerte de Teodoro, el rey loco de Etiopía y contribuyó a la derrota de los italianos en Adua... es un ángel caído”.


Prof. Jeremías Steiner, nacido en Praga, en 1865. Fue un sabio profesor de la Universidad de su ciudad. Hubo un tiempo en que perteneció a una minoría selecta de la mejor sociedad internacional. Cuando Corto lo encuentra es más bien un borracho reflejo de cuanto fue. Entre 1913 y 1921 Steiner se encontró muy solo y comenzó a beber. Corto, con su habitual indiferencia le salva de una paliza, Steiner comprende que más que de una paliza Corto le ha salvado la vida y por ello se cree en deuda con el maltés. En las aventuras sudamericanas Steiner se ve preso en más de una ocasión a causa del alcohol, no bebe para olvidar sino para estar acompañado. El estar al lado de un aventurero como es Corto le hace olvidarse por momentos del alcohol y vivir lo que sólo había estudiado en los libros. Es una persona insegura que nunca se decidió a dar el paso a la aventura más allá de las páginas de un libro. Tras su larga estancia en Sudamérica Steiner volverá a Europa tal y como se registra en Las Helvéticas, donde hará que Corto conozca a Hermann Hesse. El profesor Steiner estuvo inspirado en un amigo de Pratt llamado Enrique Lipszyc.


Tristán Bantam, hijo de Ronald Bantam, un hombre obsesionado con la búsqueda de la tierra de Mú. A su muerte Tristán continúa la búsqueda, para ello se dirije a Sudamérica donde contacta con Corto Maltés para que le ayude. Asimismo se encuentra con su hermanastra Morgana Bantam y se ve implicado en una trama de corrupción y magia negra de la que saldrá sano y salvo con la ayuda del maltés y de algún que otro espíritu bondadoso.


Morgana Bantam, otra de esas mujeres fascinantes del mundo de Pratt. Es la hermanastra de Tristán, pero ella, al contrario que su hermano, fue criada en Sudamérica con lo que no ha sufrido la estricta educación británica de principios de siglo. Morgana es discípula de Rosa Boca Dorada y fue educada en las tradiciones mágicas brasileñas junto a Bahianina.


Leví Columbia, es un anticuario, dueño de un museo en Paramaribo, obsesionado con la búsqueda de El Dorado y la Tierra de Mú. Tiene en su poder numerosos objetos antiguos, raros e inquietantes, procedentes de los viajes de numerosos aventureros que se adentran en la jungla con la esperanza de encontrar la mítica ciudad de El Dorado. Su fortuna le ayuda a ejercer de “mecenas” de estos aventureros que como Corto estarán dispuestos a viajar a los lugares más inhóspitos en busca de un tesoro, algo con lo que Leví ya soñaba durante sus estudios en París en compañía de su amigo Jeremias Steiner, pero a lo que nunca se atrevió. Leví Columbia es un aventurero varado, siempre soñando en la aventura pero sin atreverse a vivirla, ya que como él dice “Los sueños son de oro, la realidad ... de plomo”.


Veneciana Stevenson, a falta de Rasputín nos encontramos con esta mujer. Realmente creo que aúna las cualidades de Corto y Raspa en ella misma. Es valiente, aventurera, eterna buscadora de tesoros a la vez que una temible asesina sin compasión. Al menos es así antes de desaparecer en Honduras donde había sido alumna, cómo no, de Boca Dorada. Tras su estancia en Sudamérica, Veneciana vuelve a hacer acto de presencia en Venecia haciéndose pasar por discapacitada, y de nuevo en busca de pistas para encontrar el Dorado. Los años no pasan en balde y de nuevo nos la encontramos en Turquía donde ya no podrá ser la misma aventurera al estar esperando un hijo, tal vez esto le haga ser mucho más calmada y reflexiva. Éste personaje tomó su aspecto prestado de Mariolina Pasqualini colorista de La Balada...


Banshee O’Danann, la mujer del fallecido Patt Finnucan. Al igual que a Corto sólo le interesa la venganza por el que era su marido y para ello luchará con todas sus fuerzas en su tierra de verdes pastos, tristes baladas y recias mujeres. Como ella explica las Banshee irlandesas eran brujas de mal augurio y ella está convencida de ser una de ellas, se puede decir que por las situaciones que tuvo que vivir no le faltaba razón. Toda la situación de guerra, la muerte de su marido, la incertidumbre de lo que pasará mañana, hacen de Banshee una mujer melancólica y triste que nunca ha conocido la felicidad en su vida y que tampoco la conocerá. Porque aun teniendo oportunidad de ello no emigra de su tierra como hicieran tantos otros, para ella unos cobardes. Su único consuelo está en pensar que lucha por Irlanda desde su soledad tras haber perdido a los dos hombres que quiso, ambos inscritos en la lista de héroes y traidores de la patria.


Duquesa Marina Seminova, aristócrata rusa que recorre Siberia en un tren blindado en compañía de Spatzetov. Más que aristócrata deberíamos decir que es ex-aristócrata, conserva las maneras de su nobleza pero no sus privilegios, aunque lo quiera aparentar. De todos modos es una mujer fascinante, con una de esas miradas que Arturo Pérez-Reverte califica de milenarias. Una mirada nacida de los siglos en que las mujeres se limitaban a observar y pensar mientras los hombres se mataban en mil guerras y no tenían tiempo para desarrollar otras habilidades que sólo las mujeres han adquirido. La cuestión es que Marina atrae, lo sabe y se vale de ello. Puede clavarte un cuchillo en la espalda o derribar el avión en el que viajas y pedirte perdón después por ello de una manera que no admite réplica posible. El problema es que algunos personajes no entienden de sutilezas como es el caso de Rasputín, el matasueños.


Shangai Lil, joven activista de la secta de las “linternas rojas”. Parece que lucha por tantas cosas que ni ella misma lo sabe, pero lo cierto es que tiene muy claro lo que quiere. Al igual que muchas otras zonas colonizadas de la época lo que busca es la independencia de su territorio en este caso una Asia para los asiáticos, al igual que Cráneo quería la formación de una gran nación melanesia y polinesia.




Soledad Lokäarth, aparece en la isla de Maracatocuá, cerca de las honduras británicas. Cómo definirla..., bueno se podía decir que es una fanática religiosa. Está acompañada por Jesús Mª, un indio caribeño con muy malas pulgas empeñado en cargarse al maltés pero que en el fondo todo lo hace para proteger a Soledad, que no le corresponderá en absoluto en Mú. Volviendo a Soledad sabemos que vive en Golgotha Point y que forma parte de la familia de los Lokäarth, famosos bandidos de las Antillas apodados “los evangelistas”. Llamados así porque su hermano, Juda Lokäarth, “leía la biblia a sus víctimas, sobre todo los evangelios”.


Christian Slütter, nacido en Lübeck, en 1885. Oficial de la marina imperial alemana. Comandante de submarino. A Slütter se le puede definir como dice Pandora “la única persona decente en medio de todo esto” a pesar de los cargos que se le imputan. Así es, Slütter es una persona que adivinamos con una educación en exceso estricta desde la infancia. Esa idea del deber tan grabada que tiene le lleva entre otras cosas a alistarse en el ejército para luchar por su país. Desgraciadamente para él no todo el mundo en su país es tan patriota como él y se ve envuelto, tan lejos de su casa, en el mundo de la piratería por orden de sus superiores. En compañía del monje y al mando de un submarino se ve obligado a hundir barcos llenos de civiles, hechos estos que destrozan su moral y le hacen replantearse su pasado y añorar su pueblo donde en ese momento estaría nevando.
Finalmente realiza un acto de heroísmo patrio al volar por los aires la nave “Victoria”. Lo que le hará ser juzgado y ejecutado por los ingleses el 19 de enero de 1915 a las 6 horas bajo las acusaciones de felonía, piratería, homicidio, sabotaje y espionaje. Una especie de final redentor, orgulloso y digno cuyo eco resuena en los oídos de todos aunque ni siquiera haya una onomatopeya del disparo.


« volver
 
 

  Aviso legal     © 2009-2018 TebeosDeSiempre.com     Tel.: 944 438 089  
Seguridad y Privacidad de Datos BILBAO E-mail: Comercial

 Tebeos de Siempre.com es un comercio electrónico Seguro. Tarjetas utilizadas: 

Para otras tarjetas, consultar »